Slider[Style1]

Style3[OneLeft]

Festejos

Style4

Style3[OneRight]





A ti, tú que te llamas antitaurino y nunca has tenido el menor contacto con un toro. A ti, que dices que defiendes a un animal del que solo te acuerdas cuando toca ir de manifestación... A ti, que para atacar lo que consideras un espectáculo desagradable solo se te ocurre desnudarte y cubrirte de tomate...


A ti ...te lo digo, sí, a ti, desde el respeto que los que nos denominamos aficionados practicamos hacia vosotros... Siéntate un día con un torero, habla con él, escúchale... Solo así podrás saber que es amar a un animal, vivir por él.


Déjale que te cuente como cuando todavía era un niño dejó aparcados los juguetes y decidió empezar a jugarse la vida... Pregúntale porqué prefirió olvidar su juventud para sacrificarse por un sueño, uno que sabía de antemano sería prácticamente imposible de alcanzar. Intenta comprender lo que significa olvidarte de todo... hasta de ti mismo, pensando, viviendo y soñando con ese animal que tú tanto defiendes... Imagínate alejado de tu familia, de tus amigos, de tu tierra y de tu gente. Y una tarde de invierno, abrígate y vete al campo con él, mira cómo nace ese animal al que tanta devoción le profesas y observa cómo te embiste cuando todavía no tiene fuerzas para ponerse en pie... la próxima vez, no podrás decir que no nació para luchar, que no tiene instinto...


Pasa tardes, meses y años pensando en él al levantarte y soñando con él cuando llegue el final del día... Pierde mujeres, amigo y familia que nunca llegaron a entender que lo antepusieras sobre todo, que te quisieron con locura pero que no pudieron soportar tus ausencias, que lo intentaron por todos los medios, pero que nunca llegaron a entender esa obsesión que les dejaba siempre en un segundo plano y te convirtió en un ser siempre pensativo y solitario... Más tarde, dile al torero que te lleve unos días a su retiro invernal en el campo y pídele que te presente a un ganadero. Te acogerá sin pensarlo en su casa y te contará la verdad de la vida del toro, es el único que te puede explicar cómo viven, como luchan entre ellos, como se afanan por ser los mejores en ese albero que para ti es un matadero. Probablemente entre los dos te aburrirán de historias de tentaderos, de tardes de gloria y de noches de decepción porque las cosas no salieron como esperaban. Cuando llegue el amanecer ellos seguirán contándote anécdotas cuyo único protagonista será siempre el mismo. El toro.


Si después de todo esto todavía tienes fuerza, sal al campo ponte cara a cara con un toro, frente a él, a pecho descubierto, mírale a los ojos e intenta adivinar que es lo que piensa hacer... Imagínate solo por un momento el dolor de una cornada... Estate dispuesto, convencido y mentalizado de dejarte matar... Después vuelve a tu casa. En la próxima manifestación, desnúdate, échate tomate por encima, ponte unas falsas banderillas, alza la voz y mantén que defiendes al toro bravo, que lo amas... Mientras estés desgañitándote en esa manifestación habrá un torero llorando porque no supo entender un toro, habrá un ganadero defendiendo una camada que si no fuera lidiada en la plaza hubiera muerto hace tiempo, habrá un mayoral dándole de comer a cien animales a los que conoce por su nombre y, con los ojos cerrados, habrá un chaval haciendo autostop para ir a un tentadero, habrá una persona jugándose la vida en la plaza, habrá mil, dos mil, cinco mil personas disfrutando de un Arte maravilloso, de una sensibilidad extrema, de unas muñecas prodigiosas, de un baile que solo pueden bailar los valientes... Pero sois vosotros los que defendéis al toro bravo... No juguéis con su futuro porque estáis jugando con el futuro de mucha gente que vive solo para que ese animal respire.


No quiero con este alegato convenceros de nada. No intentéis convencerme a mí de que nosotros no amamos al toro bravo...





Agradecer: Familia Torista. http://antonioboqueron.blogspot.com

Acerca de Antonio De la Torre Blanco

Amante del TORO, Pasión por todas las tauromaquias, toreo, encierros, capeas... Luchemos por la autenticidad de la fiesta.
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

14 comentarios:

  1. Nunca mejor explicado...Ole,ole y ole TORERO

    ResponderEliminar
  2. Cumbre Morenito, pero es predicar en el desierto... ni lo entienden ni por desgracia intentaran enterderlo... como digo "en el desierto"...

    ResponderEliminar
  3. Nose porque habláis de toro si seguramente ni hayas visto un toro en libertad en tu vida y no hayas hablado con ningún torero , yo soy extremeño y he visto de siempre a los toros libres , la moyoría de estos pijos no os atreveríais a darle de comer y habléis de el como si tuvierais uno en casa . El toro es una tradición convertida en negocio absurdo y vergonzoso . Que te suelten a ti en mitad de una plaza a torearte ¿ que quieres que entendamos eso?
    Os regocijais en vuestra propia ignorancia asi tenemos el país de pandereta que tenemos. HIPÓCRITAS

    ResponderEliminar
  4. Me he emocionado leyendo estas lineas. El toro es un animal distinto de los demás, un animal especial. La lidia del toro es necesaria para que este animal, bravo como él solo, pueda vivir. Prueba de ello es que en los lugares donde no se practica el toreo, no existe el toro bravo, tal y como se le conoce en España o México. Creéis estar defendiendo una especie animal, única y maravillosa, pero no es cierto. ¿Qué sería del toro bravo sin ganaderías que vendieran los toros a las plazas? Por otra parte, es una tradición española, si, española, y que recoge TODOS los artes en un instante: pintura, poesía, tragedia, música, etc; que permite que aquel que esté dispuesto y preparado, se envuelva de sentimientos y emociones que solo el toreo puede dar. Siempre habrá un valiente dispuesto a salir delante de un toro, mirarle a los ojos, y batallarse con él hasta la muerte de alguno de los dos; de la misma manera que siempre habrán personas que lo critiquen. De la misma forma que dos boxeadores se golpean y rompen los huesos, sin huir (e incluso sin sentir fuertes dolores a causa de la adrenalina), hasta que solo uno quede en pie, el torero pelea con el toro. El toro no eligió pelear; el toro es bravo por naturaleza, y con ello, el único al que pinchas y regresa para acabar contigo. Algunos dicen que no sufren, yo me conformo con saber a ciencia cierta, que si no lo matas tú, te matará él. No los veáis, pero respetar este arte tan fantástico si no lo comprendéis, o al menos, a aquellos a los que como a mí, nos encanta. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy sencillo esto no es un muro en blanco, para dar su opiniones, que nadie se las pedido.Olvidese la simple dirreción web lo dice todos vivimos con el alma taurina.Buscar lugares donde podais mover algunas conciencias, aqui lo teneis todo perdido.

      Eliminar
  6. Cierto borran todos los comentarios que son en contra, igual de cobarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy sencillo esto no es un muro en blanco, para dar su opiniones, que nadie se las pedido.Olvidese la simple dirreción web lo dice todos vivimos con el alma taurina.Buscar lugares donde podais mover algunas conciencias, aqui lo teneis todo perdido.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy sencillo esto no es un muro en blanco, para dar su opiniones, que nadie se las pedido.Olvidese la simple dirreción web lo dice todos vivimos con el alma taurina.Buscar lugares donde podais mover algunas conciencias, aqui lo teneis todo perdido.

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  9. Con todos mis respetos a Morenito Aranda, a taurinos, anti taurinos y semitaurinos, en todos sus modos de expresión.

    Sin querer hacer comparaciones. En las pequeñas plazas de los pueblos se torean vaquillas con motivo de la celebración de verbenas o fiestas populares. Todos y todas se divierten, los niños y niñas ríen y festejan cuando sus mayores dan un buen pase de pecho, a las mujeres y a las novias se les pone el corazón en un puño, durante el suspiro que dura un segundo, al ver a sus maridos y a sus novios jugándose el tipo para demostrar la hombría y la casta de la que están hechos, intentando así impresionarlas. (Acto compulsivo o premeditado que hacemos algunos desde que dejamos de hurgar con el dedo índice en la nariz y otros hasta que dejan de ser)

    Después de todo el "jolgorio", casi siempre el animal vuelve a la finca del dueño que lo prestó y acaba pastando en el mismo "prao" del que salió, junto a sus compañeras vaquillas.

    No teniendo en cuenta:

    Al personaje mayor de turno que con frecuencia aparece en este tipo de eventos, intentando ridiculizar a la vaquilla cogiéndola por el rabo o haciendo algo por el estilo. Demostrando así que, o bien sus neuronas han superado el nivel de alcohol tolerado y sufre disfunción cerebral transitoria, o bien es directamente tonto en mayúsculas.

    Me pregunto:
    ... Y éstas son dudas que tengo desde hace tiempo y que espero, me responda un torero de puro corazón y que verdaderamente sienta que el toro es la pasión de su vida.

    ¿Por qué hay que agotar hasta matar al toro en lugar de dejarlo vivo, es una tradición?

    Quizás el verdadero reto sería torear a capote sin arponearlo manualmente hasta que uno de los dos, el toro o el torero, se rindiera por agotamiento o abandonara el combate, o hasta que dicho arte taurino, que demostrando la unión entre el hombre y el animal, la pasión contra la fuerza bruta, la habilidad contra las embestidas y la entereza contra la bravura, durase lo mismo que un partido de fútbol, por ejemplo. Si así fuera y ganase el torero, quedaría demostrada la destreza de éste en su máximo esplendor. Pero creo que siendo realistas casi siempre ganaría el toro, ¿no es así?

    Y por último y no menos importante, ¿qué se siente al matar un toro, unión o superioridad con respecto al animal, tristeza o felicidad por llegar al fin de tu propósito, te relaja, te altera o te deja impasible?

    Y como he dicho antes, con todos mis respetos y respecto al Sr. Aranda, se pronuncie o no, y después de las críticas que ha tenido su artículo creo que debería hacerlo, espero que se haya quedado usted tan a gusto escribiendo su artículo como me he quedado yo escribiendo mi comentario.

    ResponderEliminar
  10. Mirarle a los ojos para averiguar qué piensa un toro? La capacidad de razonar solo la tenemos los seres humanos.

    ResponderEliminar